Título de la entrada del blog

Subtítulo

Share

Top Studios

El hecho de denominar a una sesión fotográfica “de estudio” ya implica máxima profesionalidad y cuidado porque el resultado sea dentro de las cánones que califica a un trabajo fotográfico como de calidad y alejado del término amateur.

No se trata de un simple hecho calificativo: elegir un estudio profesional para fotografía es tratar con mimo un resultado desde su comienzo, un mimo que no debe decaer en todo momento.

Es por ello por lo que, a la hora de elegir estudio de fotografía profesional, debemos controlar todo aspecto que involucre a la sesión, empezando por tener todo lo necesario al alcance para resultados a la altura.

5 aspectos que no debemos obviar en una sesión fotográfica de estudio

  1. Iluminación

El primer aspecto que debemos tener bajo control es la iluminación. Uno de los máximos motivos por el cual nos decantamos por realizar una sesión fotográfica de estudio en detrimento de exteriores es porque así podemos controlar la iluminación.

Eso no quita que el estudio deba prescindir de un recurso tan privilegiado como la luz natural, pero tampoco que no incluya el equipo de iluminación que permita tanto potenciarla como graduarla cuando sea necesario para cada instantánea.

  1. Equipamiento

No solo se necesita un buen foco de iluminación natural al alcance, sino más características propias que haga al estudio único y, por tanto, profesional al máximo para atender nuestras demandas.

Desde una superficie amplia, espaciosa donde poder habilitar varios “rincones” preparados para recoger las necesidades estéticas y lumínicas que queramos plasmar, hasta una altura que permita graduar el impacto de los focos, el uso de instrumental o la adición de materiales como un ciclorama (o que lo tenga ya incorporado), son algunas características que buscar en el alquiler del plató para trabajos fotográficos.

  1. Instalaciones

En los detalles está la diferencia: contar con espacios extras como una cocina o espacio para desplegar un catering por si se alarga la sesión, camerinos y duchas para cambios de vestuario, climatización y conexión wifi para hacer más llevadera y cómoda las esperas o los momentos donde se planifica cada instantánea, parking y montacargas para tener siempre disponible el material y otros extras no solo suman, sino que redondean la perfecta sesión fotográfica de estudio.

  1. Equipo disponible

Un fotógrafo profesional siempre tiene a mano el material necesario para la sesión perfecta, pero nunca está de más que ante un olvido o si se decide improvisar y no se tiene material a mano, se pueda disponer de él.

El alquiler de material de fotografía y escenografía es una opción que más que un plus de un estudio profesional, debería ser algo al alcance en todo momento para que ninguna opción de lo que se te ocurra plasmar y como se te ocurra plasmar, se quede en el aire por falta de inventario.

Por no decir que ante una avería o rotura del equipo propio, nada debe frenarte ni postergar la sesión. Situación fácilmente solucionable si dispones de equipo de alquiler para fotografías profesionales.

  1. Localización

Por último y no menos importante, la localización es otra de las características a tener en cuenta a la hora de desplegar la sesión profesional perfecta.

No se trata solo del factor cercanía, sino de encontrarse en un lugar accesible, donde resulte cómodo descargar todo el equipo, material y dar cabida a los profesionales implicados cómodamente.

Además, si se sitúa en un lugar emblemático como la ciudad de Barcelona, lo tienes todo al alcance para combinar una sesión de estudio con otra de exteriores con un marco incomparable como escenario.